Salvar al soldado Shalit

Article escrit en resposta a Amarga alegría, publicat a La Vanguardia el 16/10/2011.

¡¡¡Comdante!!! Maldita sea. Hay que enseñarles a estos moros como las gasta un buen Marine. Yo no me apunté a la Marina para que me tuvieran detenido cinco años en Gaza. Estos malditos bastardos… Parece que no han tenido demasiado con lo de 2009. ¿Què pretenden? ¿Que volvamos a bombardear sus escuelas?

De pequeño siempre iba a la escuela por el camino más largo. No me daba miedo encontrarme con chicos mayores que yo ni con perros asesinos. Por eso dedicí servir al ejército de mi país. Porque todos nosotros en el fondo somos ese chico que va a la escuela.

¡¡¡Comandante!!! No den ni un centavo por mi vida. Estoy preparado para morir. Mi vida no vale ni un solo penique que pueda servir a estos indeseables para causar más daño a inocentes. Moriré. pero mi muerte servirá para que en el futuro muchos niños puedan ir a la escuela tranquilos, por el camino más largo para hacerse mayores si quieren.

Cuando llegue a casa, díagale a mi madre que no le he podido traer las galletas que me pidió. Y usted tenga cuidado comandante, que nunca se sabe puede uno ser atacado por esta gente ¡A sus órdenes, señor! ¡Viva el cuerpo de Marina! Y den a estos moros lo que les es merecido. ¡Hasta siempre!

Anuncis

Deixa un comentari

Filed under Uncategorized

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s